UN MUNDO DE MALTRATO BIEN VISTO

Comentarios

En contra de la creencia generalizada, para que un caballo llegue a ser un buen ejemplar en cualquier manifestación del mundo ecuestre, ha de constituirse en objeto de maltrato. La mayoría de las personas no aceptarían esa conducta sobre su perro o gato, pero tendemos a normalizarlo cuando el rol de víctima recae sobre estos hermosos animales.

Los comportamientos que se les exigen en esos “espectáculos” resultan completamente antinaturales. Para que lleguen a realizarlos con éxito en el momento en el que el jinete (o maltratador) lo demande, se los somete a un estricto entrenamiento. Fustas, serretas (piezas metálicas incrustadas en la comisura de los labios que provocan dolor cada vez que se tira de las riendas) o  las espuelas con las que golpean sus lomos, se convierten en habituales instrumentos de castigo. 

La relación jinete-caballo carece del menor valor ético. Se basa en la sumisión, en el miedo del segundo hacia el primero, y perdura mientras el animal cumple con su cometido. Cuando fracasa o hace perder dinero al jinete o al dueño (en caso de propietarios de hípicas para apuestas en carreras), terminan desahuciados, vendidos a mataderos, abandonados o directamente sacrificados. ¿Qué sucede entonces con el supuesto vínculo afectivo? ¿Se esfuma de la noche a la mañana? Otra consecuencia más de la cosificación de los seres no humanos. Los consideramos inferiores. Se impone la creencia de que están aquí PARA nosotr@s, no CON nosotr@s.


Mención a parte merece el daño físico que se inflige a los caballos por sus posturas forzadas, por sus gestos contra natura. Artrosis, deformaciones en el cuello, debilidad en las extremidades por sobresfuerzo y deformaciones en la columna por el peso exagerado de las monturas, son sus habituales consecuencias.


Para llegar a entender todo esto, solo tenemos que observar los ejemplos que nos rodean. En 2013, un caballo fue asesinado a golpes por su jinete con una vara de hierro; en junio del pasado año 2015, otro jinete fue grabado golpeando brutalmente a su caballo. Alegó que se trataba de una técnica de amansamiento (http://www.lagaceta.com.ar/nota/640385/sociedad/jinete-aparecio-golpeando-caballo-se-defiende.html).  No son excepciones sino norma. Cientos de casos documentados y muchos más que ni siquiera salen a la luz, así lo certifican.


Se impone abrir los ojos, cesar en la normalización del daño y dejar de utilizar como simples objetos a estos bellos ejemplares. Tienen vida, sentimientos, familia…


Seguimos soñando, seguiremos luchando… por un mundo sin maltrato.


-MªJesús Serrano Chávez-

ALCEMOS LA VOZ CONTRA EL TERROR

4 comments

Un año más llega a su fin la barbarie, llega a su fin el terror, la inseguridad, el llanto de esas camadas que pierden a sus madres, los gritos de dolor de esos animales agonizando, porque han escapado de su verdugo malheridos, hasta que al final, mueren solos. 

Con el mes de febrero llega a su fin la barbarie de la caza, pero empieza el infierno de quienes por sumisión, desconocimiento y amor incondicional, fueron sólo meras herramientas, los perros. 

Empieza la incertidumbre sobre cuántos este año dejarán de ser útiles, cuántos morirán tiroteados, ahorcados, apaleados, golpeados o, en el mejor de los casos abandonados.

Cuando un cazador, pronuncia la frase "el mejor amigo del hombre", insulta a los perros porque un asesino desconoce la amistad. También insulta a los seres humanos, porque alguien que mata de forma sanguinaria, como deporte, no es un humano.

Estos meses, se tiñen de rojo para los perros de caza en general y para los galgos en particular. Solo en España, entre  enero y febrero, aparecen unos 50.000 perros ahogados en pozos, ahorcados, disparados, envenenados, atropellados o abandonados. La condena que pagan año tras año  como "premio" a su fidelidad al ser (in)humano, a cambio de su comida y, como mucho, un toque en su cabeza. Lo más parecido al cariño que reciben. Los supervivientes, los que terminan en refugios y protectoras, no confían en nadie, no saben lo que es una caricia, creen que todo son golpes, no conocen la palabra amor.
   Por estas y más razones, debemos salir, debemos alzar la voz por todas las víctimas de este cruel asesinato, no podemos quedarnos callad@s ante la masacre, porque febrero es el infierno de los galgos, es el infierno de todos los perros de caza.

Febrero, el miedo de los galgos (V.O) from Waggingtale Films on Vimeo.

-María Jesús Serrano Chávez-

MACROCONCIERTO NAC EN TABACALERA

6 comments
Veinticuatro de enero, Madrid. Domingo de Rastro. Un suplicio para quienes cometieron la insensatez de acercarse a Lavapiés en vehículo privado. Veinte euros a la hucha de alguno de esos rentistas que te alquilan una plaza de parking a precio de perfume de Clive Christian.

En la puerta de Tabacalera, bajo la leyenda NO A LA CAZA, la imagen de un galgo dibuja la frontera del territorio amigo. Desde la Plataforma NAC organizamos una fiesta recaudatoria. Como finalidad expresa, obtener fondos para continuar la lucha; para esas manifestaciones que el siete de febrero inundarán las calles de quince ciudades con un solo grito: NO A LA CAZA CON GALGOS Y OTRAS RAZAS.

Impagable el trabajo de l@s voluntari@s. Desde las nueve de la mañana atusando el patio, instalando sonido o montando una iluminación tan agradable a la vista, como complicada para quienes acudieron con la idea de fotografiar el evento. Enorme la labor, envidiable el espíritu.

Como entrante y con ese retraso tan reivindicativo de nuestra cultura ibérica, los chicos de Despacito y Buena Letra nos deleitan con Hip-hop del grande. Una personal fusión de rap, reggae y flamenco definitorios de un estilo. Buenos textos que abrazados por ritmos de los que hacen bailar a un difunto, inundan por una hora la antigua tabaquera de Embajadores.





El recinto se vuelve por momentos un zoco del Magreb en hora punta. Junto a puestos de pan ecológico, camisetas de la Tortura no es Cultura. Frente a tenderetes de protectoras, artesanía popular a precio de colega. Cerveza, refrescos y papeo vegano durante todo el día. Gente, mucha gente.


Tras la pausa del almuerzo, los contagiosos ritmos de Samba da Rua se adueñan del aire. Imposible permanecer quieto. Los galgos desaparecen. Demasiado estruendo para tan sensibles oídos.



Tras el almuerzo, K del Desierto impregna de elegancia un ambiente ya más relajado. Finos instrumentistas para una forma de vestir los sonidos cercana a ese concepto de art-rock que siempre agrada.



Sobre de las seis, un plato fuerte. El rock sin máscaras, sin apellidos que lo enturbien, de Rodchenko and the Red Army. Potencia, oficio, calidad. Un nombre al desnudo para armonías impecables.





Mientras varios Djs amenizan el fin de fiesta, llega el momento de las despedidas. También el de los balances. Las sonrisas de quienes reconocen haber superado el objetivo, se mezclan con el cansancio de horas de esfuerzo. Toca recoger y recuperar el aliento para una labor que desconoce la pausa.



Si algo descubrimos en esa jornada de un invierno que no lo parecía, es que con nuestros límites y nuestras contradicciones, con nuestros errores, con nuestra historia, con nuestros aciertos ocasionales, con nuestros egoísmos y con nuestras bondades, como cantan los Celtas Cortos,  somos Gente distinta...  y con la costumbre adquirida de dejar la puerta abierta, para todo aquel que quiera entrar.



Desde el agradecimiento  hacia quienes de cualquier modo participaron en el evento, seguimos... Nos vemos en las calles el siete de febrero.

MÁS FOTOS...






Con la tecnología de Blogger.