CUANDO LA SOLIDARIDAD ES UN NEGOCIO. ¿CHORIZOS DISFRAZADOS DE ANIMALISTAS? (Parte I)

25 comments
Desde Plataforma NAC no nos posicionamos en ninguno de los hechos o supuestos hechos expuestos, solo hemos recogido dos casos actuales de las redes y en ningún momento queremos desanimaros a ayudar, colaborar y apoyar de la forma que cada un@pueda, al contrario, hemos de seguir siendo UN EQUIPO.

La gente animalista y animalera es generosa por definición; su empatía y compromiso les impiden mirar hacia otro lado y, muchas veces sin conocerse personalmente, se ayudan y colaboran. Y en muchos casos, esa ayuda viene en forma de donativo.


Esto en sí es algo de lo que sentirse orgullos@, pero en todos sitios hay desalmad@s que se aprovechan de las personas solidarias.

Este podría ser el caso de LET´S ADOPT y, en especial, de su presidente, Ivan Jiménez/Viktor Larkhill.

De Lets Adopt llama la atención lo cruento de cada rescate, las impactantes imágenes de las cirugías, la música trágica que acompaña esas duras imágenes. Pero aún más impresionan las cantidades que reclaman y, parece ser, recaudan.
Esta asociación se hizo conocida en España a raíz del caso de TIDUS, y ha ido sumando casos conflictivos desde entonces.

Custionado por muchos y adorado por otros tantos, su Presidente se despacha agusto contra quienes cuestionan o preguntan por las facturas de los animales rescatados. Es más, podríamos decir que es uno de sus elementos característicos que, sus seguidores, aplauden: jamás exponen una factura, jamás dan datos económicos, y la forma de razonarlo es, cuando menos, curiosa por la soberbia con la que se expone por parte de Viktor Larkhill. Si se le pregunta que de qué vive él, lo más suave que responde es que quien pregunta es puta, por poner un ejemplo.

Tras los sonados casos de esta asociación, surgió una página de facebook española (hay varias extranjeras) donde escudriñan y, en muchos casos, demuestran “despistes “ u ocultaciones deliberadas como, por ejemplo, seguir pidiendo donaciones por un animal que ya ha muerto o difundir casos del mismo animal con diferentes nombres, en diferentes países y con diferentes fechas (caso del Gato Atlas/Mito) y llegar hasta a proclamarse autor del rescate de un león (pidiendo 15.000€ para él) de un circo cuando la realidad es que lo rescataron la asociación ANADEL y Equinac, desconociendo el destino de esos 15.000€ que pidió para el caso del león (se llama Mojito, pero en Lets Adopt lo difundieron como Magnus).

Son tantas las dudas sobre el comportamiento de Viktor Larkhill que ha sido expulsado de la asociación internacional, como desde Lets Adopt Global expusieron.

Toda esta información figura en
https://www.facebook.com/Lets-Adopt-Baneados-por-Viktor...

Conclusión: también en este solidario, generoso, colaborador, amable, comprometido, luchador, precioso mundillo animalero y animalista, se cuelan l@s list@s, así que andad con ojo.

IMPLICACIÓN

Comentarios

Implicación, sin duda es una de las palabras que mejor describe a la protectora SALVANDO PELUDOS. Implicación contra el abandono, implicación contra el maltrato animal, implicación en cada animal que rescatan  Por qué en  Salvando Peludos no dan la espalda a los más necesitados: perros, gatos y exóticos tienen cabida en esta protectora.

Si un animal necesitado es rescatado por esta protectora debe saber que ya está a salvo. Se terminó el sufrimiento, el frio, la soledad y  el hambre, una nueva vida se abre paso, pues los voluntarios se ocuparán de borrar sus miedos, para encontrarle una nueva familia donde será feliz el resto de su vida.

En  Salvando Peludos cada hora de cada día trabajan incasable y altruistamente por el bien estar de los animales rescatados, proporcionándoles todo aquello que en un pasado les fue robado.

Pero la labor de los voluntarios de esta protectora no solo se centra en el salvamento y recuperación de los necesitados, sino que lucha para erradicar las injusticias que existen en nuestro país frente a la pobre y carente ley de protección animal. Su implicación les lleva a estar presentes en manifestaciones pacíficas en las que se pide un trato más justo con nuestros animales y celebrar eventos educativos donde concienciar a la sociedad sobre la adopción, la esterilización y la necesidad del fin del abandono animal entre otros.


Conoce de cerca la protectora, a sus voluntarios,  a sus decenas de animales rescatados que moviendo su juguetona cola, sus divertidas orejas y sacándote una gran sonrisa y alguna que otra lagrima,  te mostrarán que no han perdido la esperanza de encontrar la familia definitiva que se merecen.


Ofelia Alcantara. 

Y YO CONFIABA EN TI

Comentarios

Mientras estás leyendo yo ya no estaré contigo, ya no te daré los buenos días con un beso, ya no te recibiré moviendo el rabito al volver a casa, ya no veremos juntos la televisión en los días lluviosos, ya nunca más… ¿Todo por qué? Porque tu familia te dijo que no había cabida para mí en tu nueva casa…, ¿acaso yo no era parte de tu familia?
 
 
Jamás olvidaré ese último viaje, tu mirada había cambiado, yo no entendía por qué. Montamos en el coche, y yo como siempre subí contento; yo confiaba ciegamente en ti… Paramos en un sitio nuevo y entramos a aquel local que olía a más perros, pero sobre todo, olía a miedo. Tras hablar con un señor con bata que me era desconocido, sólo vi cómo le entregabas mi correa y te alejabas, poco a poco. Yo creía que todo iría bien, pues ¿cómo iba a ser posible que me confiaras a alguien que me fuera a hacer daño? 

Entramos en un cuarto, con persianas bajadas y la puerta se cerró tras de mí… Vi una jeringa, una aguja, me pincharon y después…me fui desvaneciendo, poco a poco, no entendía qué pasaba, y empecé a sentir miedo, estaba sólo, pero no tenía fuerzas para nada. Al rato volvieron, sentí otra aguja y al fina…nada.

Sólo espero que tú estés bien, que a ti no te haya pasado nada y seas feliz en tu nueva casa, en tu nueva vida, sin mí. Aún no entiendo lo que pasó, aún no comprendo el por qué de ese último viaje, porque yo confiaba en ti…

MªJesús Serrano Chávez

A NUESTRO ALREDEDOR

Comentarios

El habitual paseo de cada día con mis compañeros de vida, que corren al encuentro de sus congéneres peludos (yo no de los míos humanos, he de decir) me devuelve a la triste realidad de este país de aprovechados y e irresponsables. “Está como loco hoy, me cuenta mi vecino, ahora que está receptiva la boxer de Fulatin@, lo voy a cruzar con ella, van a salir unos cachorros bien guapos”…

El año pasado, los dos que consiguió y vendió le pagaron el veraneo. ¿Dónde acabaron esos cachorros? Qué más da, se los pagaron bien, aunque parece que uno de ellos le duró poco a la familia que lo adquirió. Al mes de su compra, lo “regalaron” , aún perdiendo el dinero que les costó, porque “era muy nervioso”. Pregunta: ¿Y qué pasó con los que no se “colocaron”?...no hay respuesta.


Ni siquiera esgrimir el argumento de la necesidad económica sería motivo suficiente para dar como válida moralmente esa utilización de un miembro de tu familia, que no puede opinar ni elegir. Arriesgar su salud, exponerlo a tumores cancerígenos prolongando su vida fértil, hacer pasar a la madre por el trauma de amamantar a sus bebés para luego ir arrebatándoselos uno tras otro. Para vivir dignamente no es necesario quitarle la dignidad a otros.

Si al menos todos esos animales que se comercializan acabaran sus vidas con la familia que los compró. Pero la realidad demuestra lo contrario: miles de ellos están condenados a acabar, y eso con suerte, en refugios y protectoras, porque no los quisieron suficiente, porque sus compradores no estaban preparados para ellos, porque nadie les exigió ni les advirtió. Porque muchos de los que pagan por el capricho, llegado el momento, si éste no les satisface, les sirve a sus fines o les estorba, simplemente se deshacen de él.

Todo sería más fácil si la Ley amparara a estas víctimas de la irracionalidad humana. Si las denuncias se generalizaran y prosperasen sin hundirse en la lenta maquinaria judicial. Quienes nos sentimos en la necesidad de hacer algo al respecto, no tenemos una legislación contundente que respalde nuestra iniciativa y voluntad de denunciar. Sí, se han dado sentencias ejemplarizantes, pero muy aisladas. El rayo de esperanza que supuso el Anteproyecto de Ley que iba a regular la prohibición de la compraventa de animales entre particulares, la exigencia de estrictos requisitos legales para los criadores y la prohibición de la venta fuera de ese circuito, etc. se esfumó cuando, a finales del 2015, el Gobierno abandonó la propuesta presentada. El gran negocio que mueve el tráfico de cachorros, los criaderos y criadores ilegales, es enorme, y su regulación compleja. ¿Quién se va a meter en ese “fregao”? El que venga detrás, que se arriesgue. Quien está en el poder no siente la suficiente presión como para bucear en aguas sucias.

Y mientras, prospera la cultura de lo “nuevo”, del “no quiero nada que otro haya tirado”, sea un ser sitiente o una cosa. Cultura de lo bonito, lo fácil, lo inmediato, que nos está convirtiendo en una sociedad superficial e inmisericorde.

Al negocio del particular que se dedica, cuando le conviene, a aprovecharse de su animal, le supera la mafia de los criaderos ilegales. Sin control, se nos está yendo de las manos. Pero, reconozcámoslo, gran parte se alimenta desde nuestros propios hogares. Cada animal que se compra, provenga de donde provenga, fomenta la explotación de unos seres que no verán crecer a sus hijos y que son cosificados como máquinas expendedoras de dinero, mientras condena a otros al corredor de la muerte. Criados para morir en la tristeza del abandono.

Esperamos de un Gobierno una regulación, que sí, debemos exigir, pero a nuestro alrededor convivimos y toleramos en el pequeño universo de lo cotidiano, a nuestro vecino comerciar con su familia; a la tienda, veterinario, pequeño negocio que no nos cobra IVA ni emite factura, y se lo agradecemos y pagamos y no nos preguntamos qué hay detrás de eso.

Comencemos a preguntarnos. Y a exigir esa legislación, y denunciar y repudiar…Está a nuestro alrededor.

Mª Esther Jurado Escalante
Con la tecnología de Blogger.