LA DESGRACIA DE NACER HERRAMIENTA

3 comments


De todas las razas de perros, hay una cuya triste realidad vital resulta desoladoramente conmovedora: el galgo. En España, un elevadísimo número de galgos son abandonados o sacrificados al año y la razón es tan sencilla como cruel: mientras que con otros miembros de su especie la convivencia con su cuidador propicia un fuerte vínculo emocional, la existencia del galgo es concebida desde su nacimiento como una mera herramienta, un objeto. El galgo no se cría ni se adopta con el fin de formar parte de nuestro ámbito familiar. Se le cría exclusivamente para ser usado, principalmente en el entorno de la caza. La vida “útil” de un galgo en ese ámbito es de dos años. Durante ese tiempo se les mantiene confinados en zulos inhabitables, se les alimenta de forma precaria, se les entrena para correr atándolos a vehículos a motor y se los encierra hasta que llega la temporada de caza como quien guarda una azada en un trastero hasta que se necesita echar mano de ella. Pasados esos dos años y cuando el animal se vuelve mas lento, más perezoso, más torpe, en definitiva, cuando deja de rendir beneficios, pasa a convertirse en un “objeto” tan inútil como puede serlo una podadora estropeada o un coche que ya no funciona. Se convierte en “inservible”. Y se hace con ellos lo mismo que con los útiles estropeados o que ya no sirven: se deshace uno de ellos y se procura uno nuevo que funcione bien. Es más rentable criar una camada de nuevos galgos que mantener a los que ya han dejado de cumplir el cometido que se les exige. ¿Suena cruel tratándose de seres vivos? Lo es. ¿Creen que exagero? Es sencillo hacer la prueba. Paseen por todos los criaderos de galgo que quieran y comprueben con sus propios ojos cuantos galgos mayores de dos años ocupan un lugar allí. Pero esa concepción fría y calculadora acerca de la existencia de un ser vivo alcanza la máxima expresión de horror y vileza cuando uno conoce las atroces formas empleadas para deshacerse de esas viejas “herramientas”. Apelando a una brutal tradición –“Un galgo viejo no vale el precio de una bala” suele decirse- se les cuelga de los árboles dejando que sus patas traseras rocen el suelo para que la agonía del animal sea más larga, se les arroja a pozos para que se ahoguen, se les apalea hasta la muerte, se les prende fuego o simplemente se les abandona a su suerte aprovechando que no disponen de chip identificador, producto de la ausencia de control en la cría de las camadas. Hay quien se pregunta por qué los criadores de galgos no actúan de forma más “clemente” entregando a la perrera a los animales que ya no les son útiles. La respuesta vuelve a ser tan sencilla como inhumana: la rotación de ejemplares por temporada en un criadero suele ser de unos quince galgos. La entrega de quince galgos al año a una perrera despertaría demasiados recelos y quizá hubiese que dar demasiadas explicaciones. Es más cómodo y menos complicado deshacerse de ellos por métodos expeditivos y tirarlos al vertedero como quien se deshace de una lavadora vieja. Hasta ese punto son considerados “objetos”.

Por fortuna, la concienciación hacia este tipo de crueles prácticas hace que, poco a poco, la situación de esa raza vaya cambiando. Cada vez son más personas las que descubren que son animales dóciles, nobles, tranquilos y extremadamente fieles y los adoptan como miembros de su familia. Aun así, su realidad vital sigue siendo extremadamente dura y comprometida. Y lo seguirá siendo en lo que no se promuevan leyes que castiguen de forma severa estas prácticas inhumanas. Medidas que impulsen de forma férrea el control de la cría de galgos, la erradicación de la crianza indiscriminada y la obligatoriedad de identificar con chip a todos los animales nacidos de una camada. Si quieres aportar tu granito de arena con esta causa, difunde esta información. Conciencia a las personas que conozcas de la triste y oscura realidad de estos animales y participa en todas las iniciativas que lleguen a tus oídos para erradicar estas crueles prácticas. Ellos te lo agradecerán.

Pedro de Paz

3 comentarios:

  1. Paz Orge Acebillo16 de marzo de 2017, 2:16

    La crueldad y egoísmo de gentuza que no tiene compasión por esos seres tan nobles y maravillosos como sion los galgos, acabarán anulada por todas quellas personas a las que sí nos importan, los amamos y respetamos.El galgo debe ser ayudado hasta conseguir que su vida sea digna y para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que así sea y así será. La humanidad está evolucionando en la empatía y cada vez seremos más los que protejamos a los más débiles, a los sin voz. Y el galgo es una gran víctima por sus cualidades físicas, de las que se aprovechan impunemente todos esos seres despreciables protegidos por la ley. Pero las leyes cambiarán, sea como sea, haremos que cambien! #FreeGalgo

      Eliminar
  2. Hermoso artículo concienciador. Gracias Pedro de Paz por aportar tu granito de arena a la causa :)

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.