GALGOS. PORQUE LOS CHICOS TAMBIÉN MERECEN UNA OPORTUNIDAD.

4 comments
Los galgueros prefieren a los galgos hembras porque, según dicen, ellas "son más "agresivas" y competitivas corriendo que los machos". Ello les lleva a tener más hembras que machos (lo que hacen con los galgos machos que no quieren es una pregunta que queda en el aire...).

Por otra parte, los adoptantes y las acogidas también suelen preferir a las hembras porque, según dicen, ellas son más "tranquilas" que los machos y "menos dominantes", por lo que piensan se adaptarán mejor y les darán menos "problemas" que los galgos machos.



En realidad, la situación es la contraria, puesto que, dentro de que esta raza suele ser muy tranquila, noble, dulce y sociable con otros perros, el galgo macho suele, por lo general, ser más tranquilo y "buenazo" que la hembra, siendo ella más dominante por lo general. De hecho, el individuo "alfa" en una manada de galgos suele ser una hembra.

Lamentablemente, al parecer, este estado de cosas lleva a algunas asociaciones que rescatan a estos perros a centrarse también más en las hembras, puesto que son las que más oportunidades tendrán de salir acogidas y/o adoptadas, llegando incluso algunas de ellas a verse "obligadas" a no aceptar a algunos galgos necesitados por el hecho de ser machos.

Si, además, el color del galgo macho es el negro, todo esto se acentúa aún más, puesto que, incomprensiblemente, los galgos (y cualquier otro perro o gato) de ese color gozan de menos simpatías entre los adoptantes que los animales con capas de otros tonos.

Pero entonces... ¿Qué pasa con los galgos machos? ¿Quién les da una oportunidad a ellos?

Por desgracia, todo lo mencionado hace que - al igual que sucede con otras razas de perros y con los gatos -, se queden atrás en las protectoras y en las perreras, siendo, en la mayoría de ocasiones, los últimos en ser acogidos o adoptados y los primeros en ser sacrificados, llegado el caso.

Quienes defendemos y tratamos de ayudar a los animales no podemos evitar lo que hacen los galgueros con sus galgos, lamentablemente (aunque sí podemos denunciarlo, darlo a conocer a la opinión pública y exigir a nuestros gobernantes un mayor y efectivo control sobre lo que los galgueros hacen con sus perros e, incluso, pedir el fin de la caza con galgo y también la caza con cualquier otra raza de perro, dada la ingente cantidad de perros desechados a consecuencia de la "criba" que esta actividad impone sobre los perros que utiliza).

Sin embargo, sí podemos decidir no hacer diferencias de este tipo entre los machos y las hembras a la hora de acoger, adoptar, donar, difundir, etc.

Los "chicos" también merecen una oportunidad y (palabra de adoptante de galgo macho), os aseguro que son un verdadero REGALO de la vida (al menos, así lo es para mí, y para los adoptantes de galgos machos que conozco y he conocido, sin excepción).

Eva Concejal
Con la tecnología de Blogger.